Page 54 - Dossier de prensa 2017
P. 54

IBEROAMÉRICA EMPRESARIALMORA/ LOS BONOS DEL ESTADO Y LOS DE LA PETROLERA PDVSA HAN SEGUIDO TRAYECTORIAS DISTINTAS TRAS EL ANUNCIODE LA REESTRUCTURACIÓN DE LA DEUDA. AHORA SURGE LA PREGUNTA DE HASTA CUÁNDO PODRÁ CARACAS SEGUIR PAGANDO.Venezuela representa la paradoja de Schrödinger del sector de la deudaLunes 4 diciembre 2017 Expansión 27 ECONOMÍA / POLÍTICALa cumbre entre China y Latinoamérica concluyecon “exito”Expansión. MadridLa XI cumbre de negocios en- tre China, Latinoamérica y el Caribe (China-LAC) dejó “conformes” a los organiza- dores tras culminar ayer con “éxito” en la ciudad uruguaya de Punta del Este, en la edi- ción más numerosa y multitu- dinaria de la historia.Así lo expresó a Efe el di- rector ejecutivo de la agencia de promoción de inversiones y exportaciones Uruguay XXI, Antonio Carámbula, quien además resaltó la oportunidad que supuso este evento para la región latino- americana y también para Uruguay, de quien el gigante asiático es el “principal socio comercial”.La cumbre concluyó con cientos de encuentros entre algunos de los 2.200 empre- sarios y compañías; 604, de China; 760, de Uruguay; y 836, del resto de la región de América Latina y el Caribe. Tras el registro y el cóctel de bienvenida del pasado jueves, el viernes se desarrollaron las sesiones plenarias y paralelas en el Centro de Convenciones de Punta del Este, eventos que fue seguido desde el lugar por 101 medios de comunica- ción y periodistas de todo el mundo. Los foros de esta jor- nada principal se basaron en cinco ejes temáticos: infraes- tructura, seguridad alimenta- ria y agronegocios, logística y energías renovables, comer- cio electrónico y ciudades, así como los servicios globales.InfraestructurasLa sesión inaugural contó con la presencia del presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, quien luego recorrió los 5.600 metros cuadrados de feria acompañado por el vicepresi- dente de la Conferencia Con- sultiva del Pueblo Chino, Ma Peihua. “Se lograron objeti- vos, como poner sobre la me- sa las oportunidades que hay de negocios en todo lo que tie- ne que ver con agronegocios, servicios, energías renova- bles, así como la importancia del comercio electrónico y de la cooperación”, explicó Ca- rámbula.Asimismo, subrayó que el objetivo fue lograr que “más empresas chinas apuesten y colaboren con la financiación de las mejoras en infraestruc- turas de la región”.ANÁLISISpor Jonathan Wheatley (FT)Se le ha llamado el gato de Schrödinger del mundo de la deuda –el país que está y no está al mismo tiempo en si- tuación de impago–. El mes pasado, Venezuela anunció que reestructuraría su deuda externa. Poco después, em- pezó a incumplir fechas lími- te del pago de bonos, y las agencias de ráting declara- ron su mora. Sin embargo –aparentemente– sigue pa- gando su deuda.Como si la complejidad de la deuda venezonala no estu- viera ya a la par con la mecá- nica cuántica, los inversores parecen haber identificado otra paradoja, ya que se han abierto brechas entre los precios de bonos casi idénti- cos.Ateniéndonos a una defi- nición común, Venezuela es ya un moroso en serie. Ha cometido impagos sobre mineras, petroleras y otras empresas de cuyos activos se ha apropiado sin ofrecer una compensación. No ha pagado a los proveedores de Petróleos de Venezuela (PDVSA), la petrolera nacio- nal. Y lo que es peor, ha in- cumplido sus compromisos con el pueblo venezolano, negándoles el acceso a ali- mentos y medicamentos bá- sicos.Sin embargo, hasta el mes pasado no había dejado de pagar a sus bonistas. Ya lo ha hecho –o tal vez no–. “Nadie sabe qué diablos sucede”, afirma Russ Dallen de Cara- cas Capital, una boutique de inversión que analiza los bo- nos venezolanos. Los precios de éstos han repuntado des- de sus mínimos del 3 de no- viembre, el día después de que el presidente Nicolás Maduro anunciase la rees- tructuración.Pero no todos los bonos han tenido el mismo com- portamiento. Previamente, la deuda emitida por el Esta- do y por PDVSA cotizaba a precios similares. Sin embar- go, aunque en un principio los bonos públicos y los de PDVSA cayeron al unísono, desde entonces sus trayecto- rias se han separado. El pre-El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una aparición pública el pasado 23 de noviembre en Caracas.El precio del bono de PDVSA es unos 6 centavos de dólar más alto que elde la deuda públicacio del bono de PDVSA es ahora cerca de unos 6 centa- vos de dólar más alto que el de la deuda pública.“La gente cree que hay más probabilidades de mora sobre la deuda soberana”, explica Dallen. “La idea es que protegerían a PDVSA porque es la que genera dine- ro”, añade, “y pueden seguir pagando debido a que no tie- ne grandes vencimientos en los dos próximos años”.PagosPDVSA acaba de atravesar un periodo de fuertes pagos. El próximo año será el Esta- do el que afronte dificulta- des, con más de 5.000 millo- nes de dólares en intereses y amortizaciones, frente a los menos de 3.000 millones de PDVSA, que no tiene pagos pendientes a corto plazo.El viernes 24 cambióabruptamente un factor rele- vante para los cálculos de los inversores.Ese día, se conoció que la minera canadiense Crysta- llex, que solicitaba una com- pensación por el embargo de sus activos venezolanos, ha- bía alcanzado un acuerdo quenohasalidoalaluzyque podría ser el mayor cerrado por Caracas. De confirmarse, pondrá fin a los intentos de Crystallex de apropiarse de activos en posesión de PDVSA. Esto puede reforzar la noción de que Caracas prefiere descartar primero a los bonistas soberanos.No obstante, el precio de ambos emisores sugiere un impago inminente. “Si me hubiesen preguntado hace un mes, habría dicho que era una cuestión de meses o años”, afirma Siobhan Mor- den, jefa de estrategia en ren- ta fija latinoamericana de Nomura. “Ahora es una cuestión de semanas o me- ses. Pero la gente no ha per- dido la esperanza de cobrar. Si lo hubieran hecho, estaría- mos en mínimos de precios”.De hecho, pese a decir queCaracas parece dispuesto a intentar pagar, ya que la mora total sumiría al país en el caosno puede pagar, Caracas pa- rece dispuesto a intentarlo, tal vez convencido de que un impago total sumiría al país en el caos y haría caer al Go- bierno. Sus opciones se ven limitadas por las sanciones de EEUU, que complicarían seriamente una reestructu- ración.IncertidumbreCaracas realizó un pago so- bre un bono emitido por la eléctrica Elecar, pese a que el bono ya estaba en impago. Y, el viernes 24, la cuenta de Twitter de PDVSA publicó varios mensajes afirmando que los desembolsos están en proceso.Sin embargo, los tenedores de bonos soberanos y de PDVSA no parecen haber re- cibido esos pagos. Clears- tream, que gestiona ambos pagos, explicó a los bonistashace dos semanas que había recibido pagos “aparente- mente libres de la obligación del abono de intereses del emisor” por un bono de PDVSA con vencimiento en 2027 y pagadero el 13 de oc- tubre pero que, “al realizarse de una forma irregular”, re- tendría los fondos hasta que hubiera hecho indagaciones.A los inversores no les queda más remedio que tra- tar de averiguar qué va a ha- cer el Gobierno de Caracas. Morden cree que el Gobier- no de Maduro ya no hace cál- culos de ningún tipo, y que se limita a salir del paso con cualquier recurso que pueda hallar.La ejecutiva de Nomura cree que anteponer los bo- nistas a los ciudadanos pue- de no ser ya una estrategia de supervivencia adecuada. Explica que la moneda de Venezuela ha entrado en caída libre en el mercado pa- ralelo y que la inflación se ha disparado, y prevé que las importaciones se reduzcan a la mitad el año que viene. “Antes pensaba que el catali- zador de un cambio de régi- men sería un impago”, expli- ca. “Ahora, no puede descar- tarse un acontecimiento in- terno”.Sea o no una paradoja co- mo la de Schrödinger, a Ca- racas pueden no quedarle gatos que sacar de la caja.


































































































   52   53   54   55   56